Marco Guevara

Administrador de profesión y yogui de corazón. Mi práctica de yoga inicia en Agosto del 2017, cuando luego de haberme lesionado los hombros, por no medir mis límites practicando Crossfit, busqué una actividad distinta a las que había practicado antes y que me ayude a controlar el estrés y mis recurrentes dolores de cabeza. Mis primeras clases de Hatha Yoga fueron como muchas de las que tenemos al iniciarnos en Yoga: me parecía extraño cantar el OM, subestimé las posturas (¡vaya que no era nada fácil!) y en Savasana sólo pensaba en todo lo que tenía que hacer después. Sin embargo, la constancia hizo que cada vez respete más mis límites, acepté mi cuerpo tal y como es, e hice de mi respiración y práctica algo totalmente consciente a todo nivel. Los beneficios del Yoga vinieron poco a poco: cero dolores de cabeza, mi digestión mejoró increíblemente, y aprendí a controlar mi estrés entre muchas otras cosas.

Hoy, gracias a un concurso de media beca de Lima Yoga, tengo la dicha de ser Instructor 200hrs y poder compartir con mis alumnos la magia que el Yoga tiene guardado para cada uno de nosotros.